CONCURSO "SOY LUCILA", UNA NUEVA SELECCIONADA.

NTRODUCCIÓN: Este trabajo escrito y creado por doña Nancy Monterrey, es uno de los ganadores del concurso "Soy Lucila". Compartimos con la comunidad este poema. Texto lírico que invita al lector a viajar por el tiempo literario de Gabriela Mistral. Descubriendo, a la niña, joven y adulta que recuerda y avanza a su destino ya sentenciado por la poesía. Felicitaciones doña Nancy

COSAS

Parafraseando a Gabriela Mistral

 Amo las cosas que siempre tuve, y las otras

que perdí, y hoy solo recuerdo que ya no tengo.

Vuelvo a recorrer los caminos de mi pueblo,

alegres corridas de casas con veredas tierrosas,

donde di mis primeros pasos, junto al pilón del agua,

señalándome los juegos infantiles de mis primeros años.

Durante toda mi vida, sigo sintiendo día y noche,

el silbar del viento viajero, que vive entre los pimientos,

recuerdo que me hacías correr siendo niña; golpeándome

con tus piedrecillas mi rostro y piernas hasta caer.

Cerca de mis oídos, vuelvo a escuchar: los pitazos de los

trenes, mezclados con los ruidos de las maestranzas, y el

temblor diario de los polvorazos, hiriendo el corazón de la

mina y los timbres de cambios de turnos en las faenas.

Huelo en el aire el olor ocre minero; de los metales que

florecen cada día cuando el sol revienta en el desierto,

buscando espejismos en los caminos de esa pampa caliente.

Recuerdo que feliz era; jugando cada noche estrellada,

iluminados con la luz de la luna llena, y acompañadas por

las fumarolas y humaredas de los volcanes cercanos y

el tren arrojando desde los ripios escorias roja de cobre.

Pero de pronto un despertar melancólico remata el sueño,

de mi pueblo; y me vuelven niña a mujer mis sentidos,

buscando el nombre de mis amigos que ya no acierto

y el de mi querido pueblo que entonces era el campamento

minero, con la mina de cobre con el rajo abierto más grande

del mundo y que hoy desapareció, junto a las salitreras.